LA NAVIDAD HA VENIDO Y TODOS SABEMOS CÓMO HA SIDO

VIDAL MUÑOZ MARTÍN (GRUPO ACCESO A LA UNIVERSIDAD)

HOLA AMIGUETES Y AMIGUETAS

¡Cómo pasa el tiempo!

Parece que fue ayer cuando aún no sabíamos muy bien cómo celebrar estas reuniones familiares.

"Con mascarilla o sin mascarilla", "seis o siete personas", "con las ventanas abiertas", "con la suficiente distancia", "Yo no voy que no me fío"...

Sin embargo, aquí tenemos otra vez la Navidad.

Esa celebración que, una vez normalizada, vuelve a ser la fiesta controvertida de siempre que muchos no sabemos qué hacer con ella.

La mayoría la acepta de buen grado, por los días que no se trabaja, por la paga extra y por las comidas de empresa y con amigos.

Pero lo que para unos es tradición y debe respetarse a pies juntillas, para otros se convierte en tener que volver a los "turnos familiares" para no enfadar a nadie, aguantar otra vez al jefe con el símil del “barco y los remeros", o soportar al "cuñao" de turno en la cena de fin de año hacer una tesis sobre criptomonedas o criticar a Luis Enrique porque no tenía que haber llevado a tal o cual jugador al mundial de Qatar. Por no hablar del falso “buenismo” que se instala en la televisión, que con fines sibilinos nos machaca rítmicamente con anuncios de manjares con sabor a ambrosía, de perfumes glamurosos contados en idiomas ininteligibles y de viajes a paraísos lejanos solo asequibles a bolsillos que soportan bien las crisis.

El caso es que aquí está y a nadie le sorprende, llevan vendiéndonos lotería navideña desde las vacaciones de verano, y salvación desde hace más de dos mil años, sin que ni lo uno ni lo otro nos haya solucionado nada hasta el momento.

La Navidad ha venido y todos sabemos cómo ha sido.

Ha llegado con los agravantes de premeditación por parte de la Iglesia, la alevosía de El Corte Inglés y la nocturnidad que proporciona el que las dos fiestas más importantes se celebren de noche.

Y esto hace que la Navidad se parezca más a una condena que a una celebración. Pero para gustos, los colores. En este caso luces a "cascoporro" en tiempos de guerra energética y contención del gasto.

Pues nada, que cada uno celebre lo que quiera y como quiera según le dicte el pitorro de su boina o la raja de su falda.


¡FELICES FIESTAS A TODOS!
 


-el Vidalius- Dic. 2022

2 Comments

  • Hace 15 horas

    Elisa

    Me ha encantado todo el texto, así como las muchas reflexiones que has hecho. No es que yo
    entienda mucho, pero creo que hay un cambio notable de esta a la primera vez, que publicaste, ENHORABUENA compañero.

  • Hace 23 horas

    Amparo

    Me encanta la última sentencia: "que cada uno lo celebre según le dicte el pitorro de su boina o la raja de su falda". Felis solsticio de invierno 2022.

Añadir un comentario